Hay personas que aún desconocen el encanto en bruto que tiene el vecino pueblo de Atemajac, vecino y parte de la sierra de Tapalpa. Poco saben que Benito Juárez pasó su cumpleaños número 52 en Atemajac de Brizuela, desconocen que sus quesos y panelas de mayor exquisitez, son reconocidas incluso por los mismos Tapalpenses. En Atemajac también se encuentran algunas joyas del servicio de hostelería y restaurantes,  como los que ofrece el desarrollo de KOANZE, servicios que no se encuentran actualmente en ningún otro lugar de la región.

Aunque es sabido por muchos que la infraestrucutura en hospitales, y cobertura de telecomunicaciones es deficiente, existe la voluntad entre el gobierno local, empresarios y habitantes de trabajar en conjunto para hacer relucir entre lo obscuro de la noche a la estrella que haga posicionar a Atemajac como un destino a visitar cuando se llegue a Tapalpa.

 Eventos que se realizan desde hace más de 10 años en el municipio, como la Noche de las Estrellas, son una semilla que ya fue sembrada en el desarrollo para el turismo científico y cultural, que pueda estar dirigidos para un grupo de personas nacionales o extranjeros interesados en la astronomía, y otras ciencias relacionadas.

Cabe mencionar que Juanactlán, poblado vecino, lleva tres años realizando el Festival del Congo, cada agosto, evento que se realiza con el apoyo de biologos de la Universidad de Guadalajara, y con la colaboración sostenida de Don Lupe, el conguero que mejor conoce esas fronteras invisibles de los bosques que unen y dividen Atemajac, Ferreria y Juanacatlán.

Hay pues la semilla de la biología y la astronomía ya sembrada muy cerca, y existen ahora servicios turísticos que hacen de Atemajac un lugar que seguramente los turistas que frecuentan Tapalpa, no tardarán en descubrir para frecuentar igualmente ahí, el embeleso de la sierra.