El derecho es una obra del ser humano, por lo que válidamente podemos decir que el derecho es parte de su cultura.

El ser humano nace libre en la naturaleza, el cual si viviera aislado viviría sujeto a las actividades que corresponden a su subsistencia; tales como obtener comida, vestido, donde pernoctar, etc. Sin embargo de la convivencia con sus semejantes, se ve “obligado” a observar diversas conductas, como el buen trato a los demás, a participar en actividades en beneficio común, a no hacer determinado acto, de tal forma van apareciendo ciertas “reglas” que ayudan a convivir en comunidad “familia”, “gens”, “clan”, “aldea”…

Estas reglas o formas de conducta obligada, al inicio son sencillas y respetadas por cada individuo viviendo en un grupo determinado; ahora bien, conforme se va haciendo la convivencia más compleja, se empiezan a generar “reglas  más complejas”, de ahí que actos que de forma natural se llevaban a cabo, empiezan a aparecer con la necesidad de ciertos rituales, ejemplo: Al inicio el hombre y la mujer recibían el llamado de la naturaleza, se unían de forma esporádica, copulaban contribuyendo así a la preservación de la especie. Posteriormente, se dieron cuenta  que, si permanecían juntos antes y después de los actos de la procreación, podían tener mejor oportunidad de subsistir de tal suerte aparecen los primeros rituales de lo que hoy conocemos como el matrimonio.

Así fue evolucionando el ser humano, por lo que forzosamente, fue evolucionando el conjunto de reglas a respetar por el bien y armonía de la comunidad. Esto se dio en todo grupo de seres humanos, aunque estando separados por situaciones geográficas, ambientales, este medio ambiente, influye en el desarrollo de la forma de pensar, de su lenguaje, de verse a sí mismo como a lo que los rodea en cada grupo, de tal forma que se generan reglas diversas y hasta contradictorias de una región a otra.

Vemos, como se genera lo que conocemos como el Patriarcado predominando en los grupos, aunque algunos optaron por el matriarcado.

Todo ese desarrollo, lleva sin remedio, a la evolución de las reglas de convivencia, que se empiezan a transmitir de forma oral de padres a hijos, y es lo que les convierte en artículo de primera necesidad, puesto que de su observancia llega a depender la subsistencia y persistencia de pueblos y civilizaciones en este mundo.   

Abogado Ignacio Hernández Medina.

Ignaciohernandez_0017@hotmail.com

Facebook Abogado Ignacio Hernandez Medina