Fabula del Zorro y el Aguamiel

Jugando entre los ocotes, con el coqueto blanco de su cola,
Se venteo a lo lejos, no un gris coyote, sino la pisada de la Zorra.
Iba buscando de Pablito, por el olor, el aguamiel, de lejitos divisó la Zorra,
.

Una Infancia en el Rancho.

En la ciudad todo va de prisa… incluso en esta época de encierro y pandemia, el tiempo se nos fuga de las manos. Pero aquí en Tapalpa las cosas son distintas. Las calles empedradas impiden el caminar acelerado, incluso el circular de los coches es pausado.